Hoy en día todo el mundo es consciente de los problemas ambientales que tenemos en el planeta. Una buena manera de ayudar es cambiando las bombillas de casa a unas LED ya que consumen mucha menos energía.

Categorías

Con las luces LED tenemos que guiarnos en base a los lúmenes (1 W tiene aprox 90 lúmenes), tenemos que tener en cuenta qué queremos iluminar, ya que en base a ello debemos seleccionar unas luces con una temperatura especifica ( blanco frío, blanco neutro y blanco cálido). Están construidas con componentes robustos y no contienen elementos frágiles, tales como filamentos o de vidrio. Son fabricadas con componentes reciclables y no contienen mercurio ni otros materiales tóxicos o peligrosos.

Que tener en cuenta a la hora de comprar

Siempre es recomendable mirar la base de la bombilla que queramos reutilizar o que hayamos comprado. No todas las bombillas o luces LED del mercado sirven para todas las bases.

Pero lo más importante es que antes de seleccionar ningunas, debemos saber varios factores: En qué sala las queremos colocar, cuanta iluminación queremos en el cuarto, cuanto tiempo queremos que este iluminada la sala, qué color tienen las paredes, qué objetos hay en la sala que puedan ayudar a la iluminación, la altura a la que está el techo, el posicionamiento de las luces LED que las queramos dar y la cantidad de luces que tengamos pensados poner.

Así que ahora ya lo sabes. Con los consejos expuestos, salvar al planeta del desgaste eléctrico está en tu mano. Elegir la iluminación ya no será nunca más un problema y a parte de notarlo en nuestros bolsillos, el planeta tierra saldrá ganado de este cambio.

Elegir luces ya no será nunca más un problema

¿Cuanto voy a ahorrar con las luces LED?

No hay comparación entre el costo de las luces LED frente a las opciones tradicionales incandescentes. Con las bombillas incandescentes, el costo real de la bombilla es el costo de bombillas de repuesto. También el costo y el tiempo de trabajo necesario para reemplazarlas. Estos son factores importantes, especialmente cuando hay un gran número de bombillas instaladas. Para edificios de oficinas y rascacielos, los costos de mantenimiento para reemplazar las bombillas pueden ser enormes. Todas estas cuestiones pueden ser casi eliminadas con la opción de LED. El punto fuerte de la iluminación LED es la reducción en el consumo de energía.

Cuando se diseña adecuadamente, un circuito se acercará a una eficiencia del 80%, lo que significa que el 80% de la energía eléctrica se convierte en energía lumínica. El 20% restante se pierde como calor. Compare eso con las bombillas incandescentes que funcionan con alrededor de 20% de eficiencia (80% de la energía eléctrica se pierde como foco calor).

En cuanto al dinero real, si una bombilla incandescente de 100 vatios se utiliza por 1 año, con un coste eléctrico de 10 centavos / kilovatio-hora, se gastan en costos de electricidad $88. Del gasto de $ 88, $ 70 se han utilizado para calentar la habitación, no la luz de la habitación. Si se hubiese utilizado un sistema de luces LED eficiente en un 80%, el coste de la electricidad sería de $ 23 por año – habría un ahorro de $ 65 en electricidad durante el año.

En la práctica, el ahorro de costes sería mayor ya que un gran número de bombillas de luz incandescente se queman dentro del año de uso y requieren ser reemplazadas, mientras que las bombillas LED pueden ser utilizadas fácilmente por una década sin que se quemen.

Bombillas y Tiras Baratas

Es muy fácil encontrar bombillas y tiras baratas hoy en día. Las hay en cualquier ferretería, centros comerciales, incluso en las tiendas de los chinos las hay a un costo muy pero que muy bajo, pero si ahorramos dinero del consumo de energía, ¿nos merece la pena gastarnos 1 duro en una bombilla o tiras baratas? Todo depende de la calidad, como siempre, aunque eso no quiere decir que las más caras sean las mejores. Veamos qué tipos de bombillas y tiras hay.

Todo depende de la calidad, como siempre, aunque eso no quiere decir que las más caras sean las mejores.

En las bombillas el precio no oscila mucho entre ellos pero obviamente una con precio superior a parte de gastar algo más de electricidad, proporcionará muchísima más iluminación. En cuanto a las tiras, los precios oscilan bastante más entre sí ya que hay muchos tipos diferentes, flexibles, rígidas, de color, RGB, sumergible, para interior o para exterior. Los paneles LED si que son un poco mas caros pero merece invertir en ellos.

Beneficios de los LEDs

Los LEDs son luces, lámparas y focos que utilizan componentes electrónicos llamados “Diodos Emisores de Luz” como su fuente de luz. A diferencia de las bombillas incandescentes tradicionales que utilizan un filamento de metal frágil y quebradizo. Los diodos emisores de luz no tienen partes móviles (son de “estado sólido”). Emplean un chip electrónico totalmente protegido por una cápsula de epoxi de alta resistencia.

Las luces LEDs consumen entre un 50% a un 90% menos que las bombillas convencionales y duran hasta 50.000 horas, frente a 2.000 horas para las incandescentes y 7.000 horas para las lámparas fluorescentes compactas. El tener menor consumo de energía y una vida más larga significan un importante ahorro en las facturas de electricidad. Seguido de el reemplazo de las lámparas y los costos de operación.

La vida útil es de 100.000 horas. Este significa unos 11 años de operación continua, o 22 años de operación al 50%. Esta larga vida útil de una lámpara es muy diferente del marcado contraste que existe respecto a la vida media de una bombilla incandescente, que es de aproximadamente 5.000 horas.

Si el dispositivo de iluminación debe estar ubicado en un lugar de difícil acceso, el uso de luces LED prácticamente eliminaría la necesidad del reemplazo frecuente de estas lámparas. Además, son extremadamente durables.

Otros Beneficios

La larga vida útil significa que una luz puede ahorrar más de 25 bombillas incandescentes. Las luces ofrecen una mejor luz, con un deterioro de luz imperceptible. Además, con las luces LEDs no hay zumbido o parpadeo, lo que resulta en un mejor desempeño laboral. Los focos vienen en una variedad de colores y no requieren el uso de filtros ineficientes.

Convierten la energía en luz, en vez de calor. Como resultado, producen hasta un 90% menos calor que las bombillas incandescentes. Se sienten frío al tacto, reduciendo significativamente el riesgo de incendios o quemaduras. Producen un promedio de aproximadamente 3,5 BTU / hora, en lugar de 90 BTU / hr de una bombilla incandescente. Menos calor significa menores costos de aire acondicionado y una reducción de los bienes en mal estado.

En resumen: Pueden reducir significativamente su consumo de energía, reducir los efectos de gases invernadero y otros contaminantes. También ahorrar costos en mano de obra, reducir los costos de refrigeración y mejorar la productividad.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies